Bandas de Caucho y Lona

Son las bandas de uso más común. Están constituidas, por varias capas de tejidos engomados, para una buena adherencia, separadas por una capa de goma intermedia que mejora su flexibilidad, recubiertas por capas de goma del grueso y calidad deseados según el trabajo a realizar y el tipo de material a transportar.

Los tejidos más usuales en la fabricación de bandas textiles son formados por fibras de poliéster en el sentido longitudinal y de poliamida o nylon en el sentido transversal (trama). Este tipo de tejido proporciona una gran flexibilidad y peso reducido. En otros casos, cuando conviene darle rigidez transversal a la banda, pueden incorporarse tramas rígidas metálicas o textiles, o bien utilizarse tejidos con trama de monofilamento de poliéster.

Para la mayoría de las aplicaciones, la base a caucho natural o similar son más que suficientes, posee buena resistencia a la rotura, impacto, corte, temperatura, alta flexibilidad, resistente a la humedad, no interfiere con sistemas de detección de metales. Dado que este tipo de tejido no es afectado por la humedad, estas bandas pueden ser utilizadas también con los cantos cortados (lonas a la vista en los bordes) en cualquier aplicación, con el consiguiente ahorro de coste y la plena garantía de buen funcionamiento.

Bandas Sintéticas

Es la banda más adaptable, flexible, rastreable, y resistente al desgaste por su revestimiento y precisión. Posee una base de fibra de vidrio tejida, revestida en una o ambas caras con caucho de silicona, dando como resultado una banda con estabilidad dimensional, resistencia, durabilidad excelente tracción y alargamiento bajo.

Estas correas proporcionar la fricción superficial que es mucho mayor que las superficies de una correa revestida con teflón, aún retienen las características de liberación comparables. De hecho, algunos productos que pueden adherirse a las telas revestidas de teflón no pueden adherirse a las superficies recubiertas de silicona.

La superficie de las bandas sintéticas puede ser de color tintado o blanco gracias a las propiedades de la silicona. Es compatible con la FDA para su uso en procesamiento de alimentos, embalaje y manipulación. Utilizado en los túneles de encogimiento, transportadores ligeramente inclinadas u otras aplicaciones donde se desean una superficie de agarre fuerte y las características excelentes de liberación.

Bandas Modulares

Polipropileno, Polietileno Y Acetal son los materiales de fabricación de bandas transportadoras modulares para la mayoría de los procesos, tanto en el sector alimentario como en el industrial. Con una buena resistencia mecánica, un rango de temperaturas de entre -40 ºC a +104 ºC y una gran variedad de peso, tiene flotabilidad en el agua.

Su excelente resistencia química a prácticamente todos los ácidos, bases concentradas, sales y detergentes, le hacen imprescindible en ambientes de trabajo corrosivos. Muy resistente frente a la penetración de microorganismos.

El Polietileno se caracteriza por su excelente tenacidad al impacto, flexibilidad y resistencia a la fatiga. Su bajo coeficiente de fricción le confiere unas excelentes propiedades deslizantes, con una mínima adherencia y absorción.

Los acetales poseen mayor resistencia a ser rayados y una elevada carga de rotura. Esto le confiere la capacidad de transportar cargas pesadas y ser utilizado en aquellas aplicaciones en las que se manipule con objetos punzantes encima de la banda. Debido a ello, es el material utilizado en acumuladores de todo tipo de envases, evitando daños en la superficie de los mismos y aplastamiento por presión.

Bandas de Fibra de Vidrio / Teflón

Son bandas especialmente ideadas para aplicaciones de alta temperatura, procesos de cocción de alimentos, aislamiento térmico y resistencia a productos químicos.
Estas bandas están hechas a partir de sustratos de fibra de vidrio tejida con un revestimiento de politetrafluoroetileno (PTFE) o teflón lo que le otorga una gran resistencia a rayados y adherencia, ideal para alimentos.

La virtud principal de este material es que es prácticamente inerte, no reacciona con otras sustancias químicas. Esta carencia de reactividad hace que su toxicidad sea prácticamente nula; además posee resistencia a la alta tracción y desgaste. Otra cualidad característica es su impermeabilidad, manteniendo sus cualidades en ambientes húmedos. No se altera por la acción de la luz y es capaz de soportar temperaturas desde -73 ºC a +270 ºC.